Inquietud, por Andrea Romero


Sentados en nuestra cueva

Sin la opción de salir

¿Por qué será que tanto cuesta

el acostumbre a este vivir?

Hasta parece ser,

aunque ya lo hayamos vivido,

que este nuestro deber

sea más bien un castigo.

Dando vueltas sin parar,

Recorriendo estos cómodos

una y otra vez…

¿Dónde vamos a terminar

sino en nuestra propia turbidez?

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *