Visitando una muestra sobre la historia de la educación paraguaya

Fotos y texto: Osvaldo Domínguez

Alumnos del primer año de Periodismo, Publicidad y Comunicación Institucional de la Facultad de Filosofía y Ciencias Humanas de la UC, el jueves 21 de marzo, participaron de la conferencia y exposición sobre Historia de la Educación en Paraguay, organizada por el Centro Cultural Citibank.

En la muestra, nos recibió el Dr. David Velázquez Seiferheld, investigador y especialista en educación paraguaya, quien nos explicó que la actividad forma parte de la Muestra “Mbo’e: Educar en el Paraguay desde la Primera República”.

El Dr. David aprovechó este encuentro para comentarnos sobre los inicios de la educación en Paraguay: “Después de 1812, comenzaron las primeras acciones educativas, durante el gobierno del Dr. Gaspar Rodríguez de Francia. En ese entonces, los libros se hacían a mano; si el alumno no quería estudiar se lo castigaba físicamente, a los que no sabían leer, se les hacía leer en público; si se oponían a leer, eran castigados frente al público, se les bajaba sus pantalones y se les pegaba con una planchuela o palmeta».

Según cuenta el investigador, en la época de Don Carlos Antonio López, los textos eran todavía a mano, pero aparecieron nuevos aprendizajes y materiales de estudio, como una pizarra de madera de 1855. Así también, existía el castigo: si un docente no llevaba a sus alumnos a misa, se los castigaba sacándoles su puesto de maestría.

Por otra parte, el investigador mencionó el importante aporte del sabio Moisés Bertoni, quien fuera un importante promotor del idioma guaraní en nuestro país: “Antes la gente decía que el guaraní no era parte de la educación y que era una ofensa para un pueblo culto”, señaló.

En el gobierno de Francisco Solano López, apareció el telégrafo para enviar mensajes de lo que estaba ocurriendo en el país; también aparecieron libros de literatura paraguaya y muchos libros de cuentos y novelas.

Tiempos después, durante el gobierno de Alfredo Stroessner, aunque la educación indagara acerca de su gobierno, la gente no tenía permitido opinar acerca de su gobierno, ni criticar su pensamiento totalitario.

“Después de la dictadura, la educación fue organizándose más: había más libros de comprensión lectora, se empezaron a producir obras sobre las artes, inspirando a los estudiantes para que sus trabajos salieran bien. En la actualidad, tenemos todo a mano como para formarnos en la educación; es más fácil y mucho más accesible para el que quiera estudiar”, concluyó el especialista.

COMENTARIO 

Lo que más me llegó de esta experiencia -que considero única -es que antes la educación aunque era obligatoria, no llegaba a todos y los cursos se hacían a mano. Comparando con la actualidad, tenemos muchos beneficios a nuestro alcance; las tecnologías de hoy en día permiten informar sobre los hechos históricos y la vida del pasado. Se tiene muchas ventajas al estudiar, muchas puertas se abren con el estudio, ya no hay más excusa para no estudiar.

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *