El alcohol es la primera droga que prueban los adolescentes

Texto: Mayra Flecha Fullaondo
Foto: Gentileza

La primera droga lícita que consumen los jóvenes es el alcohol, la segunda droga que prevalece entre los adolescentes es el tabaco. A los 13 años es la edad promedio en que se inicia el consumo de bebidas alcohólicas. Luego de las drogas licitas, los jóvenes optan por las drogas ilícitas, la marihuana y el crack ya son las más adquiridas. Un adolescente puede llegar a combinar alrededor de cinco drogas hasta los 18 años, una vez que consumió alcohol a temprana edad.

El 7 de diciembre de 1987, la Asamblea General de la ONU se decidió conmemorar el “Día Internacional contra el Tráfico Ilícito y Abuso de Drogas” cada 26 de junio para reforzar la acción y la cooperación con el fin de alcanzar una sociedad libre del consumo de drogas.

ESCUCHA PRIMERO

“Escucha Primero” es una iniciativa para prevenir el consumo de drogas, una inversión eficaz para lograr el bienestar de niños y jóvenes, sus familias y comunidades. Busca reforzar la acción y la cooperación con el fin de alcanzar una sociedad libre del consumo de drogas.

Propone recomendaciones para reducir la oferta y la demanda, así como para mejorar el acceso a medicamentos controlados y restringir su desvío al mercado ilegal. También se tratan cuestiones relacionadas con los derechos humanos, los jóvenes, los niños, las mujeres y las comunidades; otros problemas incipientes, como las nuevas substancias psicoactivas; el fortalecimiento de la cooperación internacional y vías alternativas de desarrollo.

El texto destaca la importancia de que existan políticas y prácticas condenatorias razonales a nivel nacional para los delitos relacionados con las drogas y apoya la prevención y el tratamiento. Iniciativa declarada por las Naciones Unidas.

EN PARAGUAY

En nuestro país, la problemática del consumo de drogas es una realidad que afecta a personas de todas las edades en el territorio paraguayo, aunque un dato relevante señala que el 30% de los nuevos consumidores se encuentra entre los 13 y 17 años, según datos de la Secretaría Nacional Antidrogas (SENAD).

Sin duda el consumo de estupefacientes y alucinógenos no es algo nuevo en el ámbito local, aunque eso no significa que la creciente cifra de consumo (por sobre todo juvenil) no prenda las alarmas en todos los organismos que luchan fervientemente contra el descenso del consumo.

Consultado en una reciente entrevista por el diario ADN, el experto en seguridad, periodista y doctor en historia, Nahem Reyes, afirmó “la edad propensa para iniciar con el consumo de marihuana oscila entre los 13 y 17 años”.

Luego destaca que, de no controlar la adicción a esa droga a tiempo, esta puede desencadenar en la introducción a otro tipo de drogas como la cocaína, crack, LSD, entre otros.

Asimismo, la Lic. Marta Rodríguez, directora del Área de Prevención del Centro Nacional de Control de Adicciones (CNCA), indicó que teniendo en cuenta estas cifras alarmantes, es fundamental brindar un ambiente adecuado en las escuelas y los hogares, estimulando a los jóvenes a la práctica de hábitos saludables que lo impulsen a su desarrollo integral.

“El consumo de drogas y los problemas relacionados con él, no son solo un problema de salud sino también social. Sin embargo, una solución global a los problemas relacionados con las drogas, debe ir más allá del individuo para centrarse en la familia y en la sociedad”, explicó Rodríguez.

ES UN PROBLEMA DE TODOS

Muchos limpiavidrios, niños que piden limosna y motochorros son consumidores de drogas. No se trata solo de “unos cuántos perdidos”, sino de un problema social mucho más profundo que algunas personas prefieren ignorar mientras no les afecte directamente.

El Dr. Manuel Fresco, director del Centro Nacional de Adicciones, comenta que las principales dificultades de esta adicción y cuál es sistema que utilizan para ayudar a los drogadictos a superarla. En esta problemática podemos hablar de varias aristas como:  la mala influencia en la familia, la escasez de recursos, que hacen que muchos se encuentren en situación de calle; la ausencia de los padres, las malas compañías, la falta de motivación y, en el proceso de recuperación, la dificultad para la reinserción laboral.

A diario podemos escuchar desde los comentarios más esperanzadores hasta los más extremistas: “podemos ayudarlos”, “hay que eliminarlos”, de gente que quizás no llega a dimensionar la magnitud de una problemática social que no compete solo a “unos pocos”.

La gente acostumbra a ocuparse de un problema solo cuando este le afecta directamente y este es el caso de los constantes asaltos, la creciente inseguridad, el acecho de personas que en cualquier esquina, autobús o parada te piden dinero, lo que le roba a uno la tranquilidad de transitar tranquilo, y es entonces cuando empieza a plantearse la drogadicción como un problema más complejo.

MOTIVOS

La más reciente investigación elaborada por los profesionales del Centro Nacional de Control de Adicciones (dependiente del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social), explica que existen varias causas por la cual los individuos son más propensos a ingresar a este ámbito peligroso.

Algunos de ellos son: la falta de supervisión familiar, ruptura de la estructura familiar, presión de conocidos que consumen drogas, curiosidad o accesibilidad a estas, entre otros.

SOMOS LOS NÚMERO 1

Paraguay es el proveedor de marihuana casi exclusivo de países como Argentina, Brasil, Chile y Uruguay; además de puerto embarque de marihuana y otras drogas hacia África y Europa.

En el norte de Paraguay existen poblaciones en las que ocho de cada 10 familias viven de la producción de cannabis según Guillermo Garat, autor de la investigación “La tierra escondida: examen del mayor productor de cannabis de América del Sur”.

Cómo prevenir la drogadicción en adolescentes

  • Fortalecer los lazos familiares.
  •  Desarrollar una disciplina familiar adecuada.
  • Proporcionar cercanía, apoyo y trato afectuoso a los hijos.
  • Supervisar sus actividades y relaciones sociales.
  • Demostrar una conducta y una actitud preventiva frente al consumo de drogas.
  • Claves para detectar el consumo. Nos fijamos en la acumulación de factores en estos 3 indicadores: A) Fisiológicos: olor a alcohol, aliento a tabaco, pupilas excesivamente dilatadas o contraídas, enrojecimiento, hinchazón o irritación de los ojos. B) Comportamentales: alteración del sueño, hábitos de alimentación, desorden de horarios, no hacer tareas de casa o del colegio. C) Emocionales: irritabilidad, aplanamiento emocional, agresividad o aislamiento.
  •  Actuar en el consumo de droga de los adolescentes: A) Consultar con los expertos. B) Hablar con la persona de forma receptiva, concienciando de los riesgos del consumo y mostrando apoyo para que lo abandone.

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *