La música nos inspira a trascender en la eternidad con el arte

José Farias, músico pianista y compositor con más de 43 años de experiencia y dos discos grabados

 

La música equivale a una forma de expresión que genera libertad pero también espera, lo dijo José Farias pianista y compositor que a pesar de los años se mantiene en pie con esta forma de arte.

Texto e imagen: Gabriela Farías

Con 56 años de edad y casi 47 años de experiencia en el ámbito de la música. Con dos discos grabados y más de 15 grupos en el cual demostró su arte y lo sigue haciendo.

-¿A qué edad aprendiste a tocar el piano?

A los 11 o 12 años, aproximadamente. Yo no sabía nada de instrumentos en esa época, pero encontré un piano en el sótano de mi colegio, yo estaba en el Monseñor Lasagna. Simplemente, comencé a jugar por las teclas del piano y comencé a relacionar los sonidos de las mismas imitando ciertas músicas conocidas.

-Luego de haber sentido interés hacia ese instrumento en particular, ¿tuviste algún profesor o alguien que te haya enseñado?

Sí, me enseñaron unos alumnos de cursos superiores y se dieron cuenta de que ya tocaba un poco. Cuando me solicitaron que toque un tema con ellos, les comenté que no sabía las notas musicales y me ayudaban a aprender de a poco.

Luego, con el pasar del tiempo ya no me hicieron caso, o sea, ya no les molestó, ya que yo luego de algunos pocos años ya ganaba bastante bien como músico.

-¿Recibiste apoyo de tus padres cuando demostraste interés por la música?

La verdad que no, me dijeron que no pierda mí tiempo en el arte y que mantenga mi enfoque en los estudios.

-¿Desde qué edad fuiste considerado o comenzaste a trabajar como músico profesional?

Y desde los 13 años aproximadamente. Comencé integrando el grupo musical Foxies. Uno de los músicos de ese grupo, llamado Gustavo Díaz, se había ido una vez al colegio a arreglar un órgano. Ese instrumento lo ejecutaba yo en las misas de la iglesia del colegio, que sería la de María Auxiliadora.  Él consulto quién lo ejecutaba, allí le dieron mi nombre y me preguntaron si me interesaba formar parte de algún grupo musical.

-En el tiempo en el cual te consolidaste como músico estaba en auge la dictadura de Stroessner. ¿Tenés alguna anécdota que quieras contar de esa época?

Varias veces nos suspendieron actuaciones, porque existía el famoso toque de queda, que luego de cierta hora ya no podías salir. Eso nos trajo algunos problemas económicos, ya que la mayoría de nuestras actuaciones eran de noche y se amanecía, entonces, de a poco, las fiestas se hacían casi nulas. Nos limitaba nuestro trabajo, ya que nosotros después de una actuación íbamos a otra, y básicamente no lo podíamos hacer.

Una vez, recuerdo que tocamos la música liberal en la Armada Nacional con el grupo Foxies. Luego de eso nos fuimos presos y directo al calabozo, permanecimos ahí como 3 o 4 días.

-Usted fue despachante de Aduana, ¿eso en algún momento interfirió con su carrera de músico?

Yo siempre fui músico, nunca cambie de profesión principal. Pero sí, empecé a introducirme en los despachos a los 24 o 25 años, más o menos, ya que mi padre, Alcibíades Farias Cabral, era despachante. Al comienzo solo era su ayudante, más adelante me independice de él y comencé a trabajar solo. Hasta que en el año 2000 yo decidí suspender toda actividad como despachante.

Si bien ser despachante nos daba tranquilidad a mi familia y a mí en el ámbito económico, ya que con el despacho se ganaba bastante bien; no obstante, mis primeros años de músico nosotros ganábamos muchísimo más que cualquier empleado o profesional.

-En toda esta trayectoria de vida, ¿en cuántos grupos estuviste tocando?

Muchos grupos, pero en los que más estuve son: Foxies, estuve 2 años por ahí; Gypsis, el cual conformé gracias a un compañero llamado Ricardo Orrego, 5 años; Tommy’s Superstar, donde estuve  7 años; al salir de este grupo fui parte del Equipo 87, conocida agrupación de la época. También forme parte de los Hobbies, los Aftermads, la orquesta Freedoms. Pero a veces también formaba otros tipos de grupos con estilo rock, para crear la movida del rock nacional.

El primer grupo de rock creado, fue una mezcla de rock fusión llamado Surmenage, que luego le cambiamos el nombre y se llamó Woisho. Con ellos comenzamos a componer temas propios, hasta que más adelante fui de nuevo a otro grupo llamado Cash al Contado; también estuve en Onda Corta. Luego formamos una agrupación con un muchacho que vino de la Argentina, en la época en la cual yo formaba parte de los Tommy’s, llamado Willy Suchar, y con él se formó la banda reconocida Acero Inoxidable. Sin olvidar la famosa banda RH+, la cual todavía suena en algunos eventos actuales.

En RH+ pasábamos largas horas componiendo temas, y ensayando. Inclusive estuvo en Rock San Ber, evento en el cual no pude asistir porque tuve un problema de salud.  Entonces, tuvieron que armar una agrupación con integrantes nuevos, que incluía a artistas argentinos.

También formé parte de un grupo latino llamado Piña Colada y otro romántico llamado Lucas Hermosa.

Sin olvidar el grupo que creé, que se llamaba Bahamas y, un poco menos viejo, The Covers, que tenían temas retros de la época; con este último grupo hicimos un disco con los covers más famosos de ese entonces.

Más actuales están Grupo UZI y en varios grupos creados por Rolando Chaparro, con los cuáles viaje varias veces al exterior.

-Usted se casó con Lourdes Meza en el año 2006, misma mujer con la que estuvo de novio mucho tiempo mientras se desempeñaba como músico. ¿Cómo fue la relación de acompañamiento que te brindaban, tanto ella como tus dos hijas?

Ella siempre me retó… miento, fue la persona que más me apoyó; ella y mis hijas estuvieron para mí en todo momento. En los buenos, pero más en los tiempos difíciles. Supimos acomodar las cosas. El hecho de que me acompañe hasta la actualidad demuestra que mi esposa está de acuerdo con lo que hago. Pero fue difícil amoldar la forma de vida a lo que estás ganando, porque en esta época lo que gana un músico trabajando es casi nada, pero vale la pena, por la música, la cultura, el arte y, por sobre todo, es lo que nos gusta hacer.

-Usted es compositor de muchos de los temas que suele ejecutar, ¿verdad?

Sí, tengo varias composiciones. Es más, en mi época de juventud, compuse muchos temas, los cuales les daba a mis amigos y conocidos para que sean intérpretes de los mismos; lo hacía más como un regalo.

Actualmente tengo 2 discos hechos. Uno ya fue lanzado, se llama “Lo Nuestro”, sus bases son ritmos 6/8 y latinos característicos de la región del Sur de América, lo que es la polca, el chamame, samba brasilera, zamba argentina, una mezcla de todos los ritmos, aunque son determinados por las características musicales e instrumentales del hemisferio sur.

En el segundo disco, que acabo de terminar, hay ritmos variados, no solamente folclore sino también rock and roll, rock fusión, folclore fusión, músicas fusionadas, incluso un poco de jazz, alguna tendencia tropical, como salsa. Hay más instrumentos modernos, como guitarras, bajo, batería y todo lo que conlleva la percusión, pero siempre como base instrumental el piano. Pero en este disco ya no estoy como partícipe principal de las músicas, como en mi disco anterior, sino que compuse los temas, pero les di a las personas que invité para la creación del disco, que ellos hagan la melodía y le pongan lo que saben hacer, pero manteniendo la estructura que armé para mi música. Es decir, hay muchos intérpretes, que le agregaron un toque de libertad característico de cada uno.

En Ambos discos todas las músicas son instrumentales. No hay nada cantado, ya que no escribo letras. No sé si no me gusta hacer letras o si simplemente me es más fácil trabajar con los sonidos. Sonidos que grabo en Da Costa Producciones, con mi querido amigo y colega César Da Costa.

-Para usted, José, ¿la música equivale a libertad?

Sí, pero es más bien es una espera, es como un embarazo en el cual esperás 9 meses para ver a alguien hermoso, es igual. El proceso, la espera y la inversión para lanzar el disco, todo para que las personas escuchen lo que tienes para ellos.

Los temas que hago en este segundo disco, no va tanto por el dinero. Busco que las personas escuchen el disco, es por esto que lo voy a lanzar haciendo uso de las redes sociales y las distintas plataformas online que existen, sin importarme si compran o no el disco final, lo que yo busco es que escuchen los temas y se sientan contentos con lo que hago.

-¿Qué mensaje les podrías dar a aquellos jóvenes que están apostando por la música así como vos lo hiciste?

Sigan adelante, atrévanse a componer temas propios, más aun si les gusta algo característico del país. Sigan creando músicas nuevas, no solamente folclore sino también juéguense por otros ritmos, ya que cualquier obra musical que se haga en un país, representa al mismo, sea rock, metal, salsa, etc. Manifiesten sus formas de inspiración y que puedan así sacar afuera todo lo que tiene adentro para poder crear algo nuevo.

Y si les gusta el folclore nacional, anímense a hacer nuevos temas, para que con el paso de los años tengamos otros artistas reconocidos a los cuales podamos tener como referencia y podamos cantar sus temas, al igual que los grandes músicos. Evolucionemos a la música, con personas nuevas, creaciones nuevas. Solo nos falta el crear, crear nuevos estilos salidos de todos los esquemas, variemos nuestro folclore, hagámoslo actual, creemos algo que tenga vida y así trascenderemos todos como músicos a la eternidad.

 

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *