Recreando la historia

Texto: Camila Yegros

Foto: Ariana Daniel

Mi nombre es Vicente Ignacio Iturbe; la noche del 14 de mayo de 1811, con mis compañeros revolucionarios fui al cuartel. Velazco, el gobernador, se enteró e intentó tener claro lo que sucedía. Sus emisarios y guardias se plegaron al movimiento patriota.

Los criollos se declararon en franca rebelión y ordenaron echar a vuelo las campanas de la Catedral. Fueron horas y horas de especulaciones, de expectativas, de un ir y venir de parlamentarios.

Eran ya las tres de la madrugada del 15 de mayo cuando me dirigí a la casa del gobernador llevando la nota con nuestras exigencias.

Ante la indecisión de Velazco, y para presionarlo, los jefes rebeldes dieron orden de desplegar dos piezas de artillería frente a la casa de Gobierno.

Al notar nuestra firme decisión, la de todos los patriotas, Velazco cedió y aceptó, por fin, las condiciones que le fueron impuestas; en ese momento, se dio a luz al Paraguay como nación libre y soberana. Mi felicidad no tuvo límites.

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *