Motas, un señor muy refinado

Texto: Camila Serena Rodríguez

Foto: Lía Fleitas

Mi gato, el lindo y refinado señor Motas, lucía sucio hoy, tenía una herida en la pata izquierda, parecía una mordida.

Señor Motas, es un gato muy viejo, con lengua rojiza y patas pequeñas; abundante pelaje negro; orejas puntiagudas grandes y blancas, así como una cola muy juguetona y de igual color. Es bastante gordo ya que en las últimas semanas sólo se dedicaba a comer y comer, porque estaba un poco triste. Lleva una placa en la cual se describe su raza, nombre, teléfono y dirección.

Cuando lo adopté tiempo atrás, se encontraba mirando fijamente un ratón y, a la hora de llevarlo a casa, aunque estaba asustado al mismo tiempo mostraba una curiosidad agradable de ver, como cuando uno quiere algo pero no se decide. Se escondió detrás de una caja justo antes de ser llevado a casa, luego saltó y cayó adentro.

Señor Motas es cariñoso, divertido, quizás algo caprichoso, le gusta dormir en la cama aunque lo tenga prohibido. Su rutina favorita es comer de mañana antes de dar su paseo matutino y su plato favorito es el atún de los jueves que mamá prepara justo antes de ir a la veterinaria.

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *