La salud mental pasa factura y muchos la ignoran

Entrevista y foto: Mathias Garelik Bogado

“Convivir con los pacientes mentales no es fácil desde ningún punto de vista, pues en muchos casos las vivencias que tienen no son reales, y por lo general hacen que la vida en ese universo se tiña de oscuridades y de permanente desafío”, comenta Adolfina Bogado, supervisora del departamento de Enfermería del Hospital Psiquiátrico.

Adolfina Bogado

La salud mental es una cuestión que no todos la toman en cuenta. Antes de profundizar eso, ¿podría usted comentarme acerca del comportamiento de los pacientes del establecimiento?
La vida de los pacientes mentales no tiene un patrón a seguir. Algunos sienten que no son valiosos ni deseables, y otros creen que son los salvadores del mundo, como es el caso de Juan que dice ser de una raza superior, por lo que no permite que se le saque sangre para los análisis laboratoriales correspondientes ni acepta medicinas, ya que él se considera autosuficiente para curarse. Lógicamente no es real, pero en su mente Juan cree que es así.

Entonces, ¿no es nada fácil la vida de un paciente a pesar de los cuidados?
Muchos de ellos no tienen una razón para vivir, por lo que no les importa lo que hacen ni a dónde van. Por la particularidad de la enfermedad, hay un permanente vacío existencial en ellos, lo que hace que todo pierda sentido y se conviertan en, prácticamente, muertos vivientes.

Adentrándonos ya al tema, ¿Cuáles son las causas de las enfermedades mentales?
Muchas son las causas. Los genes y antecedentes familiares pueden jugar un papel fundamental; sus experiencias de vida, tales como el estrés; un historial de abuso; los factores biológicos o una lesión traumática del cerebro pueden conducir a un trastorno mental. Otros factores pueden aumentar el riesgo, tales como el abuso de drogas o sufrir una condición médica seria como cáncer, que puede ser un desencadenante de cuadros depresivos, e incluso llegar al suicidio o intento.

Sin dejar de lado las otras causas que usted citó, quisiera ahondar un poco más acerca del estrés y su repercusión en la salud mental de las personas. ¿En qué consiste?
El estrés es una experiencia humana interna que crea un desequilibrio psicológico en la persona, como consecuencia de un cúmulo de factores, tales como el medio ambiente en el que se vive o trabaja; la interrelación con las personas que nos rodean; las situaciones que escapan al control personal y la actitud que se asume frente a dichos estímulos.

¿Cuáles son los tipos de estrés?
Encontramos el estrés de supervivencia, que es común en enfermos que se enfrentan a una situación que no pueden superar; estrés laboral causado por sobrecarga e incluso por falta de trabajo; estrés químico relacionado a la alimentación; estrés por factores ambientales producido por la invasión del espacio personal o insuficiente espacio para vivir o trabajar; estrés por intoxicación provocado por consumo de drogas ya sean legales o no y estrés por empatía, el cual ocurre cuando se asumen responsabilidades por las acciones de otras personas.

¿Existen posibles señales de estrés?
Sí. El cuerpo da señales fundamentalmente con el aparato respiratorio, el sistema digestivo y la red cardiovascular.

¿Podría ejemplificar un tipo de señal?
Una señal es cuando aumentan los latidos del corazón, se produce tensión muscular que generalmente se refleja en el cuello y los hombros, sudoración en las manos y los pies sin causa aparente. Los sentidos parecen estar más en alerta, lo que significa, por ejemplo, que los ruidos alteran más o que se siente más calor o frío del acostumbrado

En caso de ignorar dichas señales, ¿qué podría ocurrir?
Prevenir situaciones de riesgo siempre es mejor antes que estar lamentando el no haber tomado las medidas a tiempo, no obstante cuando no se hacen las cosas bien, llega el cansancio crónico; la mente se achata y se produce un círculo vicioso del cual es difícil salir, no imposible pero sí difícil. Todo ello podría evitarse si se sigue la lógica de atender a tiempo las señales que el cuerpo envía.

Usted mencionó como otra causa a los genes y antecedentes familiares. Uniendo éste fundamento con la del estrés, ¿qué tanto incide la familia en la salud mental?
La convivencia con las personas afecta directa e indirectamente en los niveles de estrés que desarrollamos. Nuestra salud mental puede verse afectada por el tipo de relación que establecemos con otros. De todas las relaciones existentes, ya sea en el trabajo; en la calle etc., la que más impacto tiene es la familia, y eso se debe a que ella es el refugio afectivo que más repercute en la vida humana. Por esa razón, cuando falla, produce un dolor emocional muy grande. A partir de eso, se dice que la familia es la fuente de mayor satisfacción emocional, y a su vez la que más ocasiona problema de estrés.

¿Qué sugerencias puede subrayar para ayudar a superar el estrés de una manera más equilibrada?
Realizar actividades físicas, y de ser posible al aire libre; desarrollar algún tipo de hobbie; viajar; comunicarse con su entorno social; pedir ayuda en caso de no poder sobresalir por cuenta propia, y por sobre todo recurrir a profesionales médicos especializados en el área cuando la situación así lo requiera.

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *