Música y poesía bilingüe: una aventura contemporánea

Nota: Doris Meza

Foto: Gentileza

photo

 

“Si querés masificar tu poesía o embellecer el guaraní, valorizarlo, dignificarlo como yo quiero hacerlo, debe ser de a poco, que se lo vea con belleza, ese es mi objetivo, el guaraní erudito» expresa Delia Picagua Bordón, cantante y escritora de cuentos y poesías en guaraní y castellano, oriunda de Guarambaré. En esta entrevista, Delia, quien también es maestra licenciada en Psicología Educacional y coordinadora de Sonidos de la Tierra en la filial de Guarambaré nos cuenta sobre su experiencia en los ámbitos donde se desenvuelve. 

-¿Cómo comenzaste a interesarte por la música y la escritura, qué te incentivo?
-Mi familia, mi madre no era cantante profesional, pero cantaba muy bien. Hija de un gran músico, Don Gabino Bordón, que fue el formador de todos los músicos guarambareños.
Luego, accidentalmente me inicié en la guitarra, siempre enamorada de la música, pero ni en sueños pensé cantar jamás. Luego de la guitarra, al terminar la facultad, de mi primer sueldito me fui al IMA, en Asunción, y ahí me inicié. Tengo lo que se llama un vibrato natural, aunque de cero empecé en la lírica, me cuesta un poquito cantar los populares.
En la escritura me inicié gracias al incentivo de mi  padre, un señor muy instruido, él desde pequeños nos hacía leer los diarios y luego ya nos compraba libros, pero sin presionarnos. Desde los 7 hasta los 17 años yo declamé en forma artística. Incluía que nos hicieran leer, analizar, profundizar y eso hizo que fuera amando la poesía. Empapada de música y literatura, entonces fue brotando de mi tanto en guaraní como en castellano.

-A la hora de escribir, ¿qué es lo que te inspira?
-Todo o nada, de repente te surge, pero es muy difícil cuando la inspiración te llega, tenés que escribir en el momento porque, si dejás pasar, se va. En el instante lo agarrás, después lo podés pulir, agrandar.
No compongo canciones, simplemente interpreto música paraguaya, lírica y universal. Sólo escribo poesías y cuentos en guaraní y castellano.

-Tengo entendido que trabajaste en la Codeni ¿podés contarme acerca de esa experiencia? —Trabajé mucho en la CODENI y en Global Infancia, soy muy sensible a los niños y a los adolescentes, por eso es que me especialicé en Sicología Educacional. Me afectan y sensibilizan mucho los niños, sus derechos, el maltrato y todas las injusticias que lastimosamente nuestro país está viviendo.
Con mi hermana formamos la Codeni de Guarambaré, fortalecimos la de Nueva Italia, Ypané y ayudamos en la parte psicológica en Villeta. Luego, desde Global Infancia, se fortaleció Belén, Loreto y Horqueta.

-¿Cómo se recibe en Paraguay la poesía en guaraní?
-Existen dos grupos de personas que reciben de manera distinta la poesía en guaraní. En uno de ellos se encuentran los estudiosos de la lengua, quienes se muestran felices, encantados y exigentes. Eso es muy bueno porque no lo toman como algo “cachia’i” o “pereri”.
En el otro grupo se encuentran las personas que van tomando en serio, pero que aún les cuesta, se muestran aun reacios, o sea que tenés que leerles y explicarles.Es mayor el grupo al que tenés que explicarle.
Mi objetivo es hacer más literaria la poesía sin utilizar el guaraní  chabacano, vulgar, que se lo compare siempre con lo «campañero» «valle», un ignorante por entender. Trato de que sea un guaraní urbano.

-¿Tuvo éxito la venta de tu primer libro? ¿Me podés hablar sobre tus obras?
-Sí, tuvo éxito, dos poesías muy buenas. Una fue elegida por Luis María Martínez, quien creó una antología de las mejores poesías sociales del Paraguay y, entre ellas, eligió una de las mías, para mí fue todo un logro.
Tengo un poemario bilingüe castellano- guaraní, tengo dos libros investigativos; uno de la música y otro de los músicos de Guarambaré, donde se resume toda la vida artística de los grandes artistas en el mundo de la música que han pasado por la ciudad, quienes se criaron, nacieron o trabajaron allí. El otro libro investigativo habla sobre poetas y poetizas de Guarambaré como Gladys Carmagnola y Emiliano R. Fernández.
Hay un libro que sacó el Cabildo, en donde están dos obras mías  que obtuvieron puestos muy importantes. Fue en el concurso de cuentos cortos del Centro Cultural de la República El Cabildo. Estuvo en el segundo lugar en la categoría de Cuentos Breves en Guaraní. En las dos veces que me presenté estuve en la misma posición.

-¿Cuáles son los mayores retos u obstáculos que se te presentaron hasta el momento dentro tu carrera artística?
-La falta de tiempo y de libertad para dedicarme exclusivamente a lo que me gusta. Lo ideal, tanto para la música como para la literatura, es que sea como en otros países, que vos te despiertes, desayunes y ya te puedas dedicar a eso nomás. Pero acá no podés porque tenés que trabajar y estresarte por el gasto en sí, ahora, por suerte hay muchas editoriales que te ayudan.
Sueño con despertarme y dormir leyendo, al despertarme leer, escribir, solo vivir de eso. Pero es difícil.

-¿Me podés contar alguna experiencia como coordinadora de Sonidos de la tierra? ¿Cómo ves la participación de los jóvenes en cuanto a la música?
-Desde 2006 estoy trabajando con Sonidos de la Tierra, que es el proyecto del maestro Luis Szarán. Es un programa sin fines de lucro. Cada ciudad tiene su característica, en Guarambaré tenemos profesores de guitarra popular y  arpa, a ellos les pagamos nosotros, debemos autogestionarnos, pero Sonidos de la Tierra Central nos mandan los maestros de cuerdas y, desde este año, empezamos otra vez con el coro, lo habíamos cancelado por un año, pero volvimos los domingos de 9 a 12.
Uno se da cuenta de que vale la pena, si no existía esto, esos chicos podrían estar perdidos, iban a ser talentos muertos. En cuanto a la participación, entran muchos jóvenes pero van quedando pocos, aunque, en este caso, no importa la cantidad sino la calidad.

-¿Qué opinás acerca de los autores actuales?
-Pocos, muy pocos, y algunos muy pobres (en cuanto a riqueza de vocabularios). Lo que veo es que el Ministerio de Educación tiene que mejorar las clases de artes, deberían exigir los dos idiomas. Declamación, conocer a los poetas y poetizas del Paraguay, hacerles cantar, bailar. Que en las municipalidades, los departamentos de cultura realmente ofrezcan clases de música, de arte, pintura, de lo que fuese, porque todo te ayuda a crear.
En cuanto a la parte musical, que es paupérrima porque cualquiera compone, tienen 4-5 letras que repiten y 4-5 notas como la cumbia y la cachaca.  Todo es comercial, enlatado. Entre copiar e imitar se va terminando la creatividad.

-¿Cómo es la vida de un escritor y/o cantante en Paraguay?
-Es muy difícil si no te de dedicas a otra cosa, en mi caso, por ejemplo, soy docente y tengo otras cosas, me puedo dar el lujo de vivir un poco algunos delirios, pero si sólo de eso vas a vivir, no se puede acá. A no ser de que sea de la música enlatada (risas).

-¿Se presenta alguna dificultad a la hora de querer lanzar obras en guaraní?
-No, ahora se valora muchísimo. Antes te lanzaban la frase “que guaranga sos”, ahora es al revés, a donde vas, si no hablas en guaraní, te preguntan de dónde saliste y si sos extranjero. Ahora es una vergüenza no hablar o no entender este idioma. En el curso de teatro en donde estoy, por ejemplo, el que no habla guaraní se siente achicado, incompleto. De aquí a la luna le supera el que es bilingüe.

-¿Anécdotas que te hayan marcado como cantante?
-Fue cantar en el entierro de mi hermano. Yo no cantaba en público, no quería. Y él siempre me pedía que por favor cante Panambi Vera.  En el día de su entierro en la iglesia de Guarambaré lo despedí con esa música. Yo tenía miedo del público pero ese día me paré, la iglesia estaba repleta porque él era muy querido, pero dije «no puedo dejar de cantar», y después de unos mese, lancé mi primer CD. Yo no me convencía, no me sentía artista y a partir de ahí dije, sí, yo puedo. El dolor fue tan grande que el miedo quedó en segundo puesto  y así fui avanzando, ya actuando. También por mi madre, quien quedó destrozada, saqué el libro y después el CD.

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *