Pole dance, entre mitos y tabúes

indios 2

Nota: Cristelli Nymann
Fotos: Gentileza de la entrevistada e internet

Una forma sensual, diferente y divertida de entrenar. Así define Sofía Cano al pole dance, un deporte que se remonta al año 1000, cuando tuvo sus comienzos en la India. La instructora del baile en barra vertical habla de esta modalidad que implica gimnasia aeróbica y aneróbica, danza y expresión corporal.
“Para mí el pole dance es una alternativa al ballet, ya que por cuestiones de horario no llegaba a las clases de baile. Es una forma divertida de entrenar, que te ayuda a bajar de peso y ganar en autoestima”, dice Sofía Cano, quien realizó estudió en la escuela Art Dance de Buenos Aires y actualmente es instructora de la Academia Patricia Flores.

la entrevistada

El pole dance o pole fitness es un deporte que cada día gana más adeptos.  Esta disciplina involucra la gimnasia aeróbica y anaeróbica, la danza y la expresión corporal. “Es una forma sensual, diferente y divertida de entrenar, que ayuda a aumentar la autoestima. Es un ejercicio que requiere de gran fuerza y mucho control del cuerpo”, dice Sofía.
Los organizadores de competiciones de Pole Dance Fitness siguen luchado para cambiar la percepción que se tiene de esta práctica. Se busca diferenciar el arte de hacer pole dance, de los bailes que tienen una connotación sexual y que han sido empleados frecuentemente en los clubes de desnudistas (strip club).
Sofía dice que “no existe una edad predeterminada para iniciarse en este deporte. Pero como toda modalidad física, siempre es bueno iniciarla de niños. No obstante es un deporte que demanda mucha madurez y compromiso por parte del estudiante. “Tuve alumnos de todas las edades y el factor común para llegar a buen puerto en el deporte no es principalmente la edad, sino las ganas de poder hacerlo”.
Resalta que se trata de un deporte que puede practicar cualquiera: no importa el sexo, la edad o el peso. Cada uno va ganando fuerza a su ritmo.
Aclara que los beneficios son varios: gastás entre 400 y 600 calorías por clase, dependiendo de la carga del entrenamiento; quemás grasas y bajás de peso; tonificás los músculos y ganás flexibilidad.  “Aparte tiene beneficios cardiacos y respiratorios y no hay que olvidar la influencia que tiene en la autoestima”, resatalta.

Un poco de historia
Es un deporte que tiene una fuerte relación con el llamado mallakhamb, que se practica en la India y sus orígenes se remontan al 1135 d. C, aunque no fue hasta el siglo XVIII que fue puesto en práctica por más gente; en sus inicios era exclusivo para luchadores. De ahí su nombre: Malla que quiere decir luchador y khamb que significa tubo. La finalidad era desarrollar más velocidad, mejores reflejos, concentración y coordinación.
En China existe un deporte similar conocido popularmente como el chinese pole, o vara china. Se le puede identificar fácilmente al arte puesto en práctica por atletas profesionales de circo, gimnastas que logran hacer movimientos sorprendentes sobre una vara de entre 3 y 9 metros de alto.
Es probable que el pole dance de Occidente haya tomado como base el pole chino o el indio, con la incorporación de movimientos sensuales. El striptease se practicaba en la época sumeria y según el mito se dice que la diosa del amor, Inanna, mientras bailaba se quitaba una prenda o pieza de joyería para pasar por las siete puertas y así encontrar a su amante, Damouz. Es también posible que los cabarets en ciudades como París hayan influenciado, para así realizar bailes provocativos que buscaban captar el interés del público masculino. Fue en la década de los 20 que surgieron los primeros inicios del pole occidental, cuyo origen proviene también de los shows burlesques, y que más tarde incorporó el striptease.
El pole dance fue conocido como un baile erótico en sus inicios, más que un deporte, se extendió por todo el mundo. Fue puesto en práctica por mujeres en distintos clubes nocturnos con la finalidad de entretener a los hombres.
Actualmente el pole dance es reconocido en varios países como un deporte de competencia, países como Uruguay, Argentina, México, Brasil y Perú, ya lo han adoptado como práctica deportiva y se realizan torneos de talla internacional.
El pole dance empezó a concebirse como deporte en Europa (Ámsterdam), fue allí donde nació la primera federación en el mundo World Pole Dance Federation- WPDF en 2003 y desde entonces ha ido implantándose y creciendo en todo el planeta como la federación oficial de baile en barra vertical. La WPDF cuenta con delegaciones en muchos países y no solo organiza los campeonatos nacionales, Europeos y Mundiales sino que va mas allá promocionando el arte del baile con la barra vertical y consolidándose como un deporte practicado y respetado. El crecimiento de esta práctica como deporte ha sido enorme en los últimos años, inclusive la Federación Internacional de Pole Dance ha hecho ya la gestión para que sea incorporado como un deporte Olímpico. Además de ser catalogado en muchos lugares como deporte, también se le ha considerado como un arte escénico. Un ejemplo de pole dance como desempeño de este arte puede verse concretamente en el Cirque du Soleil. En este circo, acróbatas vestidos de múltiples colores realizan esta práctica que incluye movimientos que implican una gran cantidad de fuerza y habilidad.
Sofía dice que el tabú siempre está y es un motivo cultural más que nada, ya que las personas le temen a lo que no conocen. “La mejor manera de combatir el tabú es culturizando a la gente,  invitándola a las clases o festivales donde puedan observar y formarse de una opinión mas consistente para poder opinar sobre quienes amamos este deporte. En mi experiencia todas y cada una de ellas cambiaron rotundamente de opinión una vez que tomaron la clase de prueba, porque el pole dance es mucho más que girar alrededor del tubo”, remarca.

 

 

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *