Viajar, fuente de inspiración para comunicadores

break-city-funny-1427

Por Julio Bonnin.

El periodismo es sin lugar a dudas una de las profesiones más sacrificadas y cansinas que una persona joven puede escoger. La demanda laboral es escasa, la paga no es buena, los fines de semanas libres quedaron olvidados en el colegio y, el juicio de valor que hace el común de los mortales sobre la carrera, es espeluznante. «Ser periodista es de vagos. No vas a llegar a ningún lado. No es una carrera digna. Es algo complementario», son algunos de los «incentivos» que se suelen escuchar.

No obstante, a partir de hoy, cambiar esa imagen de la profesión debe ser tu principal misión. Como agente del cambio en tu sociedad tienes el objetivo de modificar esos estereotipos y utilizar elperiodismo como una herramienta para denunciar irregularidades, mejorar tu barrio, ciudad o país y, quién sabe, algún día el mundo.

Ser diferentes, salir del molde y no satisfacerte con la migajas que te ofrecen, deben ser tus principales referentes para no sucumbir en la zona de confort y de la cual es muy difícil salir. Tienes que hacer valer tu trabajo, experiencia, formación y capacitación, para que el día de mañana ningún caído del cielo ocupe tu puesto laboral.

En la vida siempre hay que buscar una motivación. Una excusa que te renueve mente, alma y cuerpo, para que todos los días te levantes, salgas a la calle y digas: «capaz el periodismo no sea una de las profesiones más prestigiosas, pero te aseguro que es de las más gratificantes y amo hacer esto todos días.»

Viajar es una forma de motivarse y una muy hermosa de hacerlo. Recorrer el mundo, aunque sea una ínfima parte, es sinónimo de costumbres, cultura, aprendizaje, conocer gente, y, por sobre todo, ganar «calle» en la vida. Trasladarse tiene sus costos, claro está, pero no veas este desembolso como un gasto, sino como una inversión para adquirir experiencias.

Conocer calles, monumentos, edificios, estilos de vida, nuevas tradiciones o leyes diferentes a la de tu país de origen, te harán ver el mundo desde una óptica diferente y, a partir de ahí, te surgirán las incógnitas. ¿Cómo sería si mi país si se respetase la franja peatonal?, ¿Cuáles son los puntos turísticos más relevantes en Paraguay? o ¿Cómo está la educación en mi país?. Y, una vez que tengas estos acertijos en la mente, es momento hacerte la pregunta, ¿qué puedo hacer yo como periodista para que esto cambie?

Recorrer el interior del Paraguay-forma parte del mundo- también amplía tus horizontes. Conocer «in situ» las condiciones de las escuelas, familias o rutas, o las especialidades y encanto de cada ciudad, también te dará varios artículos por redactar e injusticias que denunciar.

¿Qué tan importante es para un comunicador conocer el mundo? ¡Lo es todo! Ahora, si ya tienes el lápiz o el micrófono, es momento de salir a patear al mundo con esas armas. Herramientas muy poderosas cuyo buen uso pueden ser responsables de grandes acciones.

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *