Mónica Fabiola: “La beatificación de Chiquitunga será histórica”

Texto: Rudolf Riquelme
Foto: Gentileza

Con grandes expectativas se preparan los fieles católicos para la beatificación de María Felicia Guggiari, más conocida como Chiquitunga. La celebración que dejará huellas en la historia del Paraguay será el próximo 23 de junio.

Mons. Edmundo Valenzuela junto a la Lic. Mónica Ayala

Mónica Fabiola Ayala, integrante de la comisión central de la beatificación de Chiquitunga,  asegura que “en la ceremonia del próximo junio  se hará público el decreto y se la agregará al catálogo de los santos y beatos de la Iglesia Católica después de haber sido venerable”. Ese día, el postulador, persona que solicita en la Curia Romana la beatificación o  canonización de una persona declarada venerable, luego de hacer la petición, leerá el decreto por el que se declara beata a la carmelita villarriqueña. Seguidamente, se oficiará la misa, donde se recordarán las virtudes de fe cristiana de Chiquitunga.
La ceremonia será en el estadio General Pablo Rojas del Club Cerro Porteño y estará presidida por el cardenal Ángelo Amato, S.D.B. (Salesianos de Don Bosco), prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.
Ayala cuenta  que “en primera instancia se pensó en la Costanera, pero la disponibilidad del presidente del club Cerro Porteño, Juan José Zapag, tras manifestar su estimación a Chiquitunga, no dudó en ofrecer la Nueva Olla para este acontecimiento”. Esta celebración será de acceso libre y gratuito.
“Esta beatificación va más allá de un evento religioso”, afirmó  Ayala “Será también un evento histórico, se trata de la primera mujer paraguaya a ser beatificada”, acota mientras sonríe, “una mujer que llega a los altares, además se le dará un título muy significativo, nada más y nada menos que patrona de los jóvenes”. Asegura que la beatificación de esta carmelita no solo atañe a los católicos, sino también a todos los paraguayos. “Es una paraguaya que llega a los altares por las virtudes que destacó en un tiempo social difícil que el país atravesaba”, dice en referencia a la última guerra civil de la nación de 1947, donde se enfrentaron los aliados liberales, franquistas (febreristas), comunistas y el ejército contra los colorados (pynandi), aliados del General Higinio Morínigo, disputa que produjo la migración de compatriotas y la división social por cuatro décadas.
Mónica Fabiola destaca que el ejemplo de esta mujer es la expresión viva de San Juan Pablo II: “Jóvenes, no tengan miedo en ser santos”, una invitación que sigue vigente.

 

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *