Piano, sinónimo de sentimientos: el instrumento más completo por excelencia

Texto y foto: Lorena Eliana García

Claro está que aprender a ejecutar un instrumento como el piano comporta una serie de beneficios que van más allá de solo interpretar una pieza musical. Para Hedilberto Castro (19), el piano no solo consiste de aprender notas sino de sentirlas, dejando que la melodía corra por tus venas. “Con el piano te olvidás del mundo”, expresa.

– ¿A qué edad empezó tu interés por el piano? ¿Dónde iniciaste los estudios?
– A los cuatro años, mi mamá me llevó al conservatorio Prof.  Jorge Báez, que queda cerca de mi casa, para que yo tenga clases de piano; pero como mis manos eran muy pequeñas todavía, las teclas del piano me quedaban bastantes pesadas. Entonces, en vez de seguir mis estudios de piano, opté por el órgano. A los doce años de edad pude retomar el piano, ya que contaba con la ventaja de haber hecho los ocho años de órgano, y mis conocimientos ya eran bastante amplios.

– ¿Recordás todavía cuál fue la primera melodía que sacaste en el piano?
– No recuerdo tan bien cuál fue exactamente la primera melodía, pero siempre me gustaron mucho las músicas populares; es más, independientemente de lo que era el programa del conservatorio, que constaba de músicas clásicas, en mis horas de práctica le daba pausa a los estudios de Czerny,  Moszkowki, Chopen, entre otros, porque se me venían melodías a la cabeza de algunas guaranias. Entonces, empezaba a improvisar, dándole más tiempo a temas paraguayos y algunos de jazz, que iba conociendo con la ayuda de mis profesores. Así, sucesivamente, mi conocimiento iba aumentando, hasta que empecé a tener un variado repertorio de estilos.

– ¿Participaste de algún concierto o concurso?
– Sí, participé varias veces en los concursos de Apromus, organizados por el MEC. El concurso se hace generalmente cada año, y los conservatorios que participan eligen a sus respectivos alumnos representantes.

– ¿Cómo te sentiste al pisar por primera vez el escenario en el concurso Apromus?
– No fue un pánico escénico común, sentí más bien una tensión, porque tenía enfrente la mirada de los jurados, los demás pianistas, de la gran multitud y, por supuesto, la supervisión de mi mamá (risas). Bastaba un movimiento en falso para ser descalificado, y eso me hizo sentir una presión grande.

– ¿Realizaste talleres o especializaciones aparte de tus estudios en el conservatorio?
– Sí, tuve clases con maestros de primer nivel, como la profesora de piano Rosa Mereles de López y el profesor Juan Gilardoni. En 2012, luego de haber culminado mis estudios de órgano y lenguaje, presenté diversas obras clásicas y populares en mi concierto de egresado. Posteriormente, realicé estudios de perfeccionamiento de piano con el Prof. Pedro Valle, y luego, con el maestro José Luis Miranda, me especialicé en Armonía y Formas Musicales. Actualmente estoy cursando el 2º año de la Licenciatura en Música en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte (FADA).

– Cómo músico, ¿creés que en Paraguay se puede vivir del arte?
– Actualmente sí, ¡totalmente! Pero todo depende de la capacidad y cualidad del artista. Todo tiene recompensa a la larga, si es que uno en verdad se esfuerza por sobresalir, y más aún si se trata de una rama artística. Dentro del estudio de la música, las modalidades por las que uno puede optar son bastantes amplias: ya sea elegir ser compositor, arreglista, productor, director, o solamente intérprete. Como dije, todo depende de la capacidad y proyección de uno mismo. El creer que no se viva de eso sería ya una ideología antigua de nuestros padres o antecesores, que tal vez en épocas pasadas el campo artístico en el país era más complicado, por el tema de que era difícil sustentarse solo de eso. Pero creo que hoy en día todo puede ser posible si lo piensas así. La música te llevará tan lejos como tú la lleves.

– ¿Qué crees que se necesita para ser un buen pianista? ¿Cualquiera puede serlo?
– Se necesita estudio constante y mucha práctica. Uno puede traer consigo cierta habilidad, pero con la práctica se va desarrollando el talento. Y creo que cualquier persona que se dedique en verdad y se interese en aprender, lo logrará.

– ¿Cuál es tu objetivo como músico?
– Continuar los estudios, poder llegar a realizar un posgrado fuera del país, ya que la música es una ciencia infinita. Enfocarme solamente a una modalidad específica en la música, que es mi instrumento, para así aportar todos los conocimientos adquiridos a mis alumnos. Estoy hace tanto tiempo dentro del campo de la música, y cuando el amor hacia algo es tan grande, ni el paso del tiempo, nada puede hacerte dejar de amarlo. Las personas que ejecutan este instrumento saben que con el piano te olvidás del mundo.

FACEBOOK - TU OPINION NOS INTERESA

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *